domingo, 31 de enero de 2016

Venta de presa

El buque corsario “Confiance” luchando contra el “East Indiaman Kent”, octubre de 1800, cuadro de Ambroise Louis Garneray.
En la prensa de 1800 no era infrecuente encontrar anuncios donde se publicitaba la venta de barcos capturados por corsarios, sobre todos franceses y algunos españoles, a los entonces “rivales” ingles y portugueses. La venta de dichos barcos o “venta de presa”, consistía en la pública subasta de las mercancías apresadas y los barcos confiscados.

Un ejemplo de este tipo de publicaciones sería este anuncio publicado en el “Diario de Madrid”:

Venta de presa en Vigo.”
El día 1º de julio próximo venidero, se procederá en Vigo a la venta a público remate del cargamento de la Fragata portuguesa nombrada S. Macario, procedente de Pernambuco, apresada y conducida a este puerto por el Corsario la Alerta de Burdeos, mandado por el ciudadano Balleh, armado por el ciudadano Danet y consignado a D. Pedro Lapeyre y Compañía, cuyo cargamento consiste, a saber: 235 caxas de azúcar,……..

Condiciones de la Venta 

……
Los almacenes será abiertos y franqueados los días que precederán a la venta, a fin de que los compradores puedan reconocer el estado del género.
……
El pagamento se hará la tercera parte al contado en oro o plata y no vales reales, ni vellón, otra tercera parte en un mes, y la tercera parte restante en dos meses, en las mismas especies de oro o plata o en letras sobre Francia.
…….
Los compradores están igualmente prevenidos que no se les hará ninguna entrega, hasta que previamente no se pongan de acuerdo y corrientes con los vendedores sobre el pagamento.

Todos los derechos de aduana, alcabala, habilitación, internación, consulado y otros, bajo cualquiera denominación que sean serán a cargo de los compradores.
…..
La venta del navío San Macario se hará inmediatamente después con todos sus aparejos, pertrechos y pertenencias de todo lo que se hará el inventario que se requiere
. “


Junto al de Vigo, los puertos de Santander, Bilbao y La Coruña, así como algunos franceses, fueron igualmente puntos habituales de las llamadas subasta de presas hechas por España o Francia.


domingo, 17 de enero de 2016

"Discurso sobre el luxo"

Discurso sobre el luxo, BN
El lujo y su instalación en la sociedad europea, llevó durante muchos años a  posicionamientos encontrados que llegaban a ser irreconciliables.

Intelectuales y políticos, muchas veces encontraron en el lujo un factor que propiciaba el enriquecimiento y desarrollo de un país (fomentan la navegación y el comercio, las sociedades y la economía, las artes y la industria-manufacturas-), mientras otros lo consideraron un elemento para el deterioro económico (descenso de matrimonios y de población, demanda de productos extranjeros en detrimento de los nacionales, favorece la debilidad de los trabajadores y el paro) y moralmente perjudicial (fomenta la vanidad y favorece motivos para delinquir, promueve el consumo jactancioso y el capricho, y produce desorden).

Encontramos así durante el siglo XVIII dos posturas contrarias que se plasmaron en artículos, cartas, tratados, discursos y escritos. El  “Discurso sobre el lujo” que fue publicado en 1800 y que en este blog os presento es un ejemplo muy significativo de uno de estos posicionamientos y que nos ayuda a reflexionar sobre un tema de extenso debate en aquellos años:

Luego que el dinero se hace el objeto exclusivo de los votos de la mayor parte de los miembros de un Estado, no puede darse un  móvil más poderoso que el deseo de adquirirlo.”

“Las necesidades imaginarias y de cada instante renacen, impiden muchas veces que el hombre rico propague su especie. Ve que una esposa le aumentaría considerablemente sus gastos y que una familia numerosa perjudicaría a la fruición de sus caprichos, y así el nombre de padre le hace estremecer. Se destina, por fin, al celibato, y se abstiene de dar el ser a los que cree que iban a disminuir sus comodidades”.

“El lujo colma la sociedad de desórdenes, pues donde está él, se ve al libertinaje, a la prostitución, y al adulterio, caminar con la frente erguida, y no temer, ni a la censura pública, ni a las leyes”.

“De aquí tantos gastos en frivolidades, tantos placeres costosos, tantos gustos fantásticos, y tantas modas pasajeras, que a cada momento se ven nacer y desaparecerse”.

“Todo muda sin cesar, todo se desnaturaliza y se deprava para agradar al hombre, o mejor diría a niños, que a cada momento piden juegos nuevos”.

“El lujo disminuye la población: quita a los campos una multitud de manos útiles, que prefieren la vida muelle de las ciudades opulentas a los trabajos penosos de la reja y de la azada”.

“Los hombres menosprecian la industria de su patria, y aún de sus propias manufacturas solo estiman aquellas que son raras y muy difíciles de adquirir”.




domingo, 3 de enero de 2016

El abecedario de los vendedores


Un ejemplo de la ilustración gráfica del siglo XVIII en nuestro país, la encontramos en la serie de estampas datada hacia 1800 y  denominada "Abecedario nuevo titulado los vendedores de Madrid".

Este abecedario contenía 24 láminas (a color); cada una de ellas representando una letra del abecedario con una ortografía que no siempre se corresponde con la actual: quajada, ubas, vizcochos, igos.

Ilustraciones de vendedores que recorrían las calles de la ciudad ofreciendo jabones, sartenes, xícaras y tazas o zapatillas y donde se presentaba la indumentaria de las profesiones y el ambiente social de la época.

En estos tiempos nos pueden parecer curiosos productos de venta ambulante, además de que nos informan de la procedencia de algunos de los alimentos que entonces se vendían y se preciaban: dátiles de Murcia, fresas de Aranjuez, higos de Valencia y peces de Jarama. 

Un acercamiento que podemos conocer entre otros, gracias a la colección de ilustraciones que muestra la  Fundación Joaquín Díaz.



Ubas ricas, ubas

Quajada la quajadera






Vizcochos de canela


Ylo para calcetas

domingo, 20 de diciembre de 2015

Diversión de las personas de talento

Publicado en el año 1800, aparecía en nuestro país un libro con el llamativo título de “Diversión de las personas de talento”, traducción de la obra de Joseph Felipe de Olive, en donde se encontraba entre su insospechado y vairopinto contenido  una serie de reflexiones sobre la reputación de las personas.
Portada de "Diversión de las personas de talento"

Era considerada por el autor, en esta obra, la reputación como  “un bien durable y lisonjero”, que llegaba a perdurar más allá de la persona que la poseía. Pero más que la defensa y reflexión que realizaba hacia el concepto que trataba (la reputación), podemos destacar en este artículo el pretencioso e intencionado repaso por la notiriedad de ciudadanos de diferentes países europeos:

De la reputación de los ingleses se primaba su resolución a la altanería y fiereza, formando “el fondo de su antiguo carácter”, al que se le unía la influencia de temperamento de otras culturas con las que había tenido mayor relación: “beben como los sajones, son afectos a la caza como los daneses, los normandos les han dejado la dilación en los procesos y los testigos falsos, y de los romanos han retenido la inclinación a los espectáculos y el desprecio de la muerte.

Por otro lado en cuanto a los franceses, la fama iba dirigida a la libertad con que se relacionaban en el amor los hombres y mujeres y a la falta de compromiso y constancia entre las parejas. Por otro lado eran considerados destacadamente sociables y significativamente aficionados al juego: “el juego está muy válido en Francia y puede decirse que es la moda dominante”.

Hablaba también el autor, del renombre que se habían creado los ciudadanos italianos;  destacando en ellos su consideración de personas “muy civiles y sobrios”, con disposición para el estudio y las artes, además de su relevante capacidad para el comercio. Pero se encontraba muy acentuada, en el estilo de vida de los italianos la ociosidad, que les provocaba en su vida diaria la inutilidad de los talentos que poseían. Era célebre entre los italianos, nos dice,  que  “La simulación, la perfidia y la desconfianza no son cosas raras entre ellos”. Y además matizaba, se les unía la consideración de excesivamente pasionales: “tienen también estos naturales una propensión a los celos y al amor”.

domingo, 6 de diciembre de 2015

Se vende conserva odontálgica

Un curioso anuncio de 1800 sobre la higiene dental:

"En la calle del Carmen, inmediato a la reja del Convento de este nombre, y en la tienda n.4 de géneros ultramarinos, se vende una conserva odontálgica a 10 rs. cada bote, con la que se limpia la dentadura usando de una pequeña porción, por las mañanas sobre un cepillo, y enjuagándose después la boca con agua clara. La poca curiosidad, que se ha tenido, y tiene particularmente con la dentadura, ha dado lugar a la multitud de dolores contumaces, que solo han sobrevenido a la presencia del gatillo, o policán (pulicán-gatillo de sacar dientes), y han causado, no pocas veces, graves accidentes dimanados de la rotura de algunos vasos, y destrucción de los alvéolos; pero estos inconvenientes pueden evitarse fácilmente usando de la presente conserva, bajo el método expresado, y de ninguna manera con el que hasta ahora se ha practicado usando ya del vino, agua caliente, o fría para su locución; y logrando por este medio el feliz éxito que desean, como lo tiene ya acreditado a los que han hecho su uso particularmente en muchos sujetos de la Marina, que se hallan en el día libres de semejantes males. El autor de esta conserva, ofrece al público el trabajo que ha obtenido del estudio y aplicación en la chímica acerca de la indagación de la naturaleza del esmalte de los dientes, como también de los agentes capaces de mortificarle, y de resultas de una larga repetición de análisis hecha en muchos dientes, de todas edades, principiando desde que las simientes se desarrollan en el feto, hasta la edad más avanzada: ha llegado a encontrar un remedio con el que se pueden precaver todas las enfermedades expresadas, así se lo ha acreditado constantemente la práctica, y espera que el público aprecie tan precioso hallazgo."


domingo, 22 de noviembre de 2015

La huerta como medicina

Hortalizas de un cuadro de Meléndez
En una época en la que la industria farmacéutica no estaba desarrollada, los medicamentos naturales eran el medio común y cotidiano de curar las enfermedades. El saber popular transmitía los diferentes usos medicinales de los productos de la huerta. Y entre todos los remedios naturales que se utilizaban en 1800 os expongo un breve resumen de algunos de ellos:

El ajo era idóneo para excitar el apetito.

La  achicoria se utilizaba contra  las fiebres.

La albahaca era de utilidad tanto hojas como flor:
"Las hojas de esta planta promueven la secreción de la orina, y corroboran los nervios. Las hojas y flor fresca de la albahaca tomadas en infusión producen efectos saludables y mitigan los dolores de cabeza. Estas mismas hojas secas y pulverizadas entran en la composición de los polvos cefálicos, que se mandan para aumentar la secreción mucosa que se expele por las narices".

El anís servía contra los flatos y fortificante.

El apio se aplicaba como antiescorbútico y remedio contra las fiebres.

La berenjena, se aplicaba exteriormente para calmar las almorranas y dolores externos; y a veces también para resolver inflamaciones.

El jarabe de berza se recomendaba con utilidad para los catarros y ronqueras.

El aceite de calabaza se usaba para tratar la tos.

La cebolla era estimada como muy diurética, y se tenía por un preservativo en varias enfermedades e infecciones aplicadas en forma de cataplasma. Para curarse las verrugas solían algunos "restregarse con cachos de cebolla, y así logran el que desaparezcan de las manos o otras partes del cuerpo donde se advierten".
.
La escarola la empleaban contra el escorbuto.

La escorzonera era aplicada contra el veneno en la mordedura de algunos animales.

El espárrago era considerado como afrodisíaco.

La fresa era enjuiciada de purgante usándose en las enfermedades de gota y piedra.
"El agua de raíz de fresa se emplea para quitar las manchas del cutis y aún para curar las verrugas".

De la harina de las habas se formaban cataplasmas para disolver inflamaciones.

La lechuga purificaba y refrescaba la sangre y se decía disolvía inflamaciones.

Del mastuerzo se hablaba que iba contra el escorbuto, vermífuga, contra la sarna y demás males cutáneos.

El caldo de nabo era útil "para los males de pecho y mezclado con azúcar compone un jarabe excelente para la tos y asma. Lavándose con el cocimiento tibio de nabos los pies y manos se curan los sabañones los que padecen este mal, habiendo pocos remedios tan eficaces para el intento".

El puerro era excelente para disolver las hinchazones.

La remolacha machacada con manteca fresca de vacas, era excelente remedio para las almorranas.

El fruto del tomate excitaba el apetito y confortaba el estómago debilitado por el excesivo calor.

Las hojas de zanahoria eran utilizadas como vulnerarias (para curar heridas y también magulladuras).

Y aunque  el uso medicinal de los productos naturales, principalmente de la huerta, nunca ha decaído, actualmente parece que su utilización ha cobrado un nuevo vigor con la vuelta a la medicina natural.


domingo, 8 de noviembre de 2015

Pablo de Olavide, criollo reformador


Cuando comenzaba 1800, hacía poco más de un año que Pablo Olavide había vuelto a nuestro país, después de diecisiete años de exilio en Francia, y vivía después de una pródiga y dilatada vida, sus últimos años retirados en Andalucía.

Pablo de Olavide

Pablo Antonio José de Olavide y Jáuregui, nació en Lima, en el año 1725, siendo hijo de españoles de destacada  influencia en la capital peruana.

Este notable criollo,  que llegó a ser un joven catedrático en la Facultad de Teología de Lima y ocupar cargos jurídicos en el ayuntamiento de la ciudad, tuvo que marchar a España, debido a turbios asuntos económicos y comerciales.

Un rentable matrimonio en Madrid, le facilitó la economía necesaria para pertenecer a la Orden de Santiago, a la vez que entrar en la alta burguesía y poder desenvolverse entre lujos y viajes por Europa (amigo de Voltaire, se relacionó con la alta sociedad francesa).

Fue además de escritor (una de sus obras más destacadas es “El Evangelio en triunfo”), director del Hospicio madrileño, síndico personero (representante del pueblo) madrileño, Intendente de los cuatro reinos de Andalucía (Sevilla, Granada, Córdoba y Jaén) y Asistente de la ciudad de Sevilla.

Primer Plano de Sevilla 1771, mandado por Olavide
Durante su dilatada y extensa carrera profesional, propició diversas medidas tendentes a mejorar el teatro, fiestas populares, limpieza de las ciudades o desarrollar reformas educativas y urbanísticas.

Olavide, sufrió en varias ocasiones el desprestigio y el recelo tanto de la Inquisición como de los defensores del Antiguo Régimen, sobretodo fue perseguido por  sus medidas propiciando la relajación moral, sus lecturas de libros prohibidos y sus opiniones públicas.

Es popularmente conocido por las “Nuevas Repoblaciones de Sierra Morena”, un ambicioso y reformador programa por el que estableció colonos (franceses, flamencos, alemanes, suizos e italianos y más tarde levantinos y catalanes) por parajes despoblados de Andalucía, mejorando entre otros aspectos las comunicaciones entre Andalucía y la corte, en un territorio despoblado y dominado por bandoleros.

Plazas y calles recuerdan a este afrancesado defensor de ilustrados, y desde hace unos años lleva su nombre la segunda universidad hispalense.