domingo, 14 de diciembre de 2014

Navidad 1800


Sagrada Familia, Goya
En la Navidad de 1800 eran famosas las piezas teatrales llamadas sainetes, y entre ellas quizás las más conocidas eran dos obras del célebre Ramón de la Cruz, llamadas “La plaza Mayor de Madrid en Navidad“ y “El Alcalde Juan Zurrón ,“el que por lo arreglado y bien ordenado puede servir, no solo para casas particulares, sino también para personas religiosas en las pascuas de navidad, con cuatro pastorelas distribuidas para sus respectivas noches, en las que pueden acompañar todos los que quisieren“ ofreciéndose esta última  en los puestos al precio de un real.

También por estas fechas se presentaba para entretenimiento de los madrileños ”una máquina óptica con varias mutaciones, alusivas a este tiempo de Navidad, y otra catóptrica con variedad de mutaciones caladas alemanas, muy vistosas y con iluminación por la noche, con la particularidad de tener cuatro ventanas, y por cada una de ellas se verán mutaciones diferentes unas de otras, su gratificación será la que gusten darle en cada parte”.

Mientras, en las casas más acomodadas de nuestro país los belenes se introducían como elemento indispensable en la decoración navideña:

En la Corredera baxa de San Pablo, número 4, quarto baxo, se vende un nacimiento completo de figuras, la mayor parte de Sevilla, con su portal y ciudad correspondiente, y se dará con equidad”.

Ya en algunos lugares se cerraba por festivo:

Con motivo de las Pascuas del nacimiento de nuestro Señor Jesuchristo, estarán cerradas las oficinas desde el día 24 del corriente, hasta el día 2 de Enero inclusive de 1801”.

Se comía turrón y confitura elaborados en el pueblo o alrededores:

En la calle del Mesón de Paredes, entrando por la Merced, casa número 9, se venden turrones finos y ordinarios fabricados por un maestro de Zaragoza, con toda equidad”.

Y se cantaban y escuchaban villancicos y coplas populares. Hacia el año 1800 se puede destacar el poema del compositor de la época y venezolano José Francisco Velásquez, que ofrecía con la estrofa:

Niño mío que entre pajas
naces para nuestro bien,
yo te ofrezco el corazón
y toda el alma también.

¡FELIZ NAVIDAD!

domingo, 7 de diciembre de 2014

La lotería

Números de lotería (un sorteo de 1800)
Manual para el juego de la Lotería Primitiva de 1819
Con el objetivo de obtener más dinero para las necesitadas arcas reales, y bajo el reinado de Carlos III, se aprobó en Madrid el establecimiento de una lotería (1763).

Era entonces  algo novedoso en nuestro país (se importó de Nápoles) y que despertó mucho interés y afición entre los españoles, pues era un juego en el que todos podían participar, y todos podían en algún momento obtener premios.

Esta primera lotería que se instituyó en España tenía una estructura algo compleja pues además de elegir los cinco números a los que apostar (del uno al noventa), también había que escoger la modalidad (por ejemplo se podía elegir un número y la posición en que saldría) y se podía decir la cantidad a apostar.

El apego por este juego fue creciendo con los años y de esta manera  también aparecieron diversos manuales que bajo el nombre de "tratado-teórico práctico" o "explicación clara y breve" trataban de exponer el modo que se debía jugar a la Real Lotería y sobre todo facilitar la afición a este juego, que reportaba unos sustanciosos ingresos para la Hacienda Real.

Explicación clara y breve del modo con que se debe jugar a la Real Lotería, compuesto por D. Narciso Varela de Castro. Contiene una tarifa general de los precios a que corresponden las jugadas de varias promesas, una noticia de los números sorteados en las extracciones que se ha celebrado desde su establecimiento hasta finales del año de 1780, el número y calles donde están las administraciones de esta Corte, y una demostración para saber los ambos y ternos que componen los números que se quieran jugar”.

Durante el reinado de Carlos IV, ya en el año 1800, con el objetivo de eliminar la competencia y “por los perjuicios que ocasiona al incremento de los fondos de la Real lotería” (y así aumentar beneficios) se prohíbe el juego de lotería de cartones en los cafés y casas públicas.

La Lotería Moderna o Nacional, que comienza a sortearse en Cádiz en el año 1812, va desplazando a la Lotería por Números o Primitiva, hasta que ésta desaparece en 1862. Más de un siglo después, en 1985, reaparece la Lotería Primitiva como una modalidad más sencilla de la primera y antigua lotería que se presentó en nuestro país.

domingo, 30 de noviembre de 2014

Cocina a la española

Tomates y ajos (de un cuadro de Meléndez)
Ya en recetarios del siglo XVIII como en algunos anuncios de la prensa española de 1800 se hablaba de diferentes estilos de cocina;   así se les llamaba a diversos platos según la forma de cocinar los ingredientes:  “a la española”, “a la francesa” o “a la italiana”.

Se ha abierto nuevamente una tienda salchichería, en la que hay morcillas, salchichas, salchichones, lomos y otras cosas, todo con perfección, tanto a la española como a la italiana.”

Salsa de tomates a la española

Después de asados tres o cuatro tomates y limpios de su pellejito, se picarán encima de una mesa lo más menudo que se pueda. Puestos en su salsera se les añadirá un poco de perejil, cebolla y ajo, todo bien mezclado con un poco de sal, pimienta, aceite, y vinagre, y así mismo incorporado se podrá servir.

Bizcochos a la española

Bien batidas seis claras de huevo hasta que queden espumosas, se les añade las yemas, volviéndolas a batir y mezclando con tres cuarterones (345gr) de azúcar real en polvo y media libra (230gr) de harina de arroz. Se  incorpora toda la mezcla a moldes en los que se cocerá. Más tarde una vez cocido, se trocea y se baña en clara de huevo y azúcar en polvo. Todo ello y a fuego muy lento se vuelve a cocer durante poco tiempo.


domingo, 23 de noviembre de 2014

Mercurio de España

Mercurio de España, enero 1800
Como va siendo habitual en este blog, uno de los temas que considero importantes de comentar es el relativo a las distintas publicaciones de la época. Por lo que la entrada de hoy va enfocada a uno de los periódicos que en 1800 se distribuían en nuestro país y conformaban por lo tanto, información y mentalidad de la sociedad española.

El Mercurio de España, se fundó como  “Mercurio histórico y político” (1738)  por el escritor y periodista Salvador José Mañer. En 1784 pasó a llamarse “Mercurio de España”.

Esta publicación estaba dirigida a minorías intelectuales de la época (cortesanos, clérigos), por los que su estilo era más elevado que otros en el tipo de noticia o tema que trataba, aunque también fue criticado por sus errores de traducción en algunos artículos.

Una primera parte del periódico llamada “parte política” lo constituía un extenso relato de incidentes y  políticos internacionales, información sobre el desarrollo de las políticas de algunos estados y gobiernos de Europa, así como los  diferentes acuerdos o tratados internacionales que se producían.

Se pasaba después en cada edición a otros espacios que eran llamados “parte literaria”, "agricultura", "economía" o "noticias relacionadas con las ciencias", incluso había espacio para hablar de bibliografía o necrológicas.

En 1800 la frecuencia con que se publicaba el Mercurio de España era mensual y cada volumen pasaba muchas veces algo más de  cien páginas que eran escritas a una columna.

Curiosidades de este periódico eran que (aunque  en su trayectoria varió su formato) para el año 1800 tenía una paginación anual (sus páginas estaban numeradas desde la primera de enero hasta la última de diciembre correlativamente), y que en cada entrega (tomo) se incluía al final un índice de los artículos que aparecían, además de ser una publicación estampada desde la Imprenta Real estando su cabecera acompañada del escudo real.

En el año que relatamos noticias fueron: experiencias sobre el galvanismo, la inoculación de la vacina (vacuna), reflexiones sobre la rabia, el uso de pescados para fabricar jabón, los avances en la cirugía, el modo de fabricar velas con torcidas de madera o el nuevo telégrafo portátil para uso de los ejércitos.

La venta de este periódico se localizó en el Real Sitio de Aranjuez y en Cádiz.

El Mercurio de España, aún teniendo unos años que no publicó, está considerado uno de los más longevos en España, pues desapareció a finales del año 1830, habiendo informado durante más de una centuria.

domingo, 16 de noviembre de 2014

"Callejeros Viajeros": Panamá 1800

Panamá se fundó en el istmo de tierra que lleva su mismo nombre. Este istmo, o estrecha garganta de tierra, separaba dos importantes mares: el mar del Sur (Pacífico) y el mar del Norte (Atlántico). 

Panamá
La Provincia de Panamá constaba de tres destacadas ciudades: Panamá, Portobelo (famosa por su comercial y accesible puerto) y Natá de los Caballeros ("formada de españoles y castas").

La mayor parte de la población de la ciudad de Panamá estaba asentada en las llanuras que se ofrecían desde las inmediaciones de la playa, ya que el resto de su territorio era bastante agreste y de elevados cerros de manera que no permitía la necesaria comodidad para las poblaciones (ni el clima era adecuado) para que se consiguiera en ellos lo necesario para la manutención de sus habitantes. 

Estaba en 1800 la provincia de Panamá formada por terrenos sumamente boscosos con frondosos árboles de los que fabricaban canoas para navegar por los ríos y espesas colinas con variedad de animales salvajes como eran los monos y las iguanas (de las que se aprovechaba su carne y sus huevos). 
Vegetación de Panamá

En algunas de las islas cercanas abundaba el pescado “de distintas especies y muy gustosos” y en las playas el marisco, del que destacaban los ostiones (especie de ostras) y que eran muy apreciados como alimento para los panameños. 

En el vestir de las “mujeres españolas” de Panamá predominaba el manto y la basquiña (falda larga y generalmente negra), mientras que las “mujeres de color” usaban para las celebraciones una camisa de mangas largas y anchas guarnecida de encajes y una pollera (falda larga y amplia con encajes) al que acompañaban adornos de brazaletes y rosarios o cadenas de oro. 

La escasa agricultura, hace que las producciones sean escasas y hacía que para el abastecimiento se proveyesen las ciudades con verduras y legumbres traídas del exterior por lo que los precios eran elevados

Tenía este territorio un rico tesoro con la cría de perlas alrededor de sus islas, llegando las personas acaudaladas a tener un grupo de negros esclavos empleados en pescarlas para luego venderse en Europa y territorios de las colonias. 

Desde los tiempos que fue colonia española, Panamá era un territorio estimado por su reconocido comercio. Desde hace unos años la república de Panamá es sumamente conocida por el canal que facilita la comunicación de los océanos Atlántico y Pacífico que llega a ser lugar determinante en el comercio mundial.

domingo, 9 de noviembre de 2014

Qué cosas deben saber las mujeres


Majas en el balcón, Goya
Durante muchos años se habían considerado como máximas cualidades en la mujer, el tener “un semblante agradable, una imaginación risueña, una conversación interesante  y un cuidado regular en adornarse (con buen gusto sin excederse en la profusión de lujo)”. De esta manera se decía  que la mujer lograba ser tan amable como podía desearse.

Pero ya en 1800 había voces en la sociedad que consideraban que la mujer también podía ser y hacer más. Bajo el título  “Qué cosas deben saber las mujeres indispensablemente”, se presentaba en 1800 un análisis de cinco aspectos en los que debían instruirse las mujeres de aquella época para “hacerse útiles y amables”:

En primer lugar se consideraba importante estar instruidas en lo que concierne a la casa y su economía: entender de cocina, precios de lo que se gasta en su casa y distinguir un buen género del que no lo es.

Un segundo aspecto interesante era el saber manejar la aguja y coser bien: poder hacer vestidos ahorraba gastos en hechuras.

Otro asunto destacable podía ser el saber leer, escribir y calcular razonablemente (sobretodo para llevar las cuentas de la casa) que se defendía como una ventaja para toda la familia.

Cuestión notable era también el tener algunas nociones (“sin tener que ser una biblioteca”) de historia, mitología, naturaleza, botánica para cuando los hijos preguntaran poderlos enseñar en los primeros años.

Y también se sostenía como destacado el que se tuviera “alguna inteligencia en la asistencia a enfermos”: entender de calenturas, saber dar razón del progreso del enfermo y administrar medicamentos.

De esta manera aunque había quienes proponían que “una mujer sólo debía aprender a amar lo interior de la casa con el hábito de los trabajos de su sexo, y la disposición de los cuidados domésticos”; otros ya comenzaban a opinar que la mujer debía tener mayor instrucción y que “todos los entendimientos son iguales”. Eran entonces unos primeros pasos hacia la igualdad en la educación entre hombres y mujeres.



domingo, 2 de noviembre de 2014

"Callejeros Viajeros": Persia 1800


Mapa de Persia hacia 1800
Es tradición antigua, que La Persia, apareció como la reyna de todas las naciones y su gloria eclipsó la de los demás Imperios”.

En 1800 Persia (actual Irán) era un territorio menos poderoso que el que contaba la historia antigua, pero estaba conformada por espaciosas llanuras alternadas con aldeas y colinas y donde el viajero encontraba bellas ciudades de palacios y mezquitas con una majestuosa arquitectura.

Populosas ciudades como Cachan donde se encontraban las mejores fábricas de seda de toda Persia o la ciudad de Qom, célebre por la loza blanca, a la que se le atribuía la propiedad de refrescar como ninguna el agua y los licores.

Pero la ciudad que albergaba mayor cantidad de bellos edificios era Ispahán: considerada una de las más grandes ciudades de Oriente, se encontraban numerosas mezquitas, baños públicos y un bullicioso mercado imperial.

Eran famosos sus bellos bazares compuestos de numerosas galerías, con portales para vender sedas, plata, donde se ubicaban droguistas y vivanderos con todo género de mercaderías (melones, sandías, dátiles, granadas, uvas, naranjas), siendo de esta manera el sitio más frecuentado de toda la ciudad. Pero también en aquellos lugares se ofrecían al público muchos escribientes cuya ocupación era escribir memoriales y cartas para los que no sabían.

En las ciudades existían unos espacios públicos, al estilo de cafés, donde se ofrecían refrescos y se jugaba al ajedrez, damas, dados, y a veces un recitador de cuentos o chistes en medio de la sala divertía a los concurrentes. En otras ocasiones era un mollah (versado en el Corán) o un poeta el que recitaba.

Ispahán, Persia
Había en toda Persia y en los caminos principales un gran número de caravasares (característicos albergues en Oriente) destinados a dar reposo y alimento a las personas que viajaban y sus animales.

Persia era un terreno fértil para excelentes frutales y todo género de granos y los persas eran estimados por su conversación agradable y su ingenio penetrante, aunque también de temperamento voluptuoso.

Se decía que “el traje de este país es de los más agradables y airosos”: los hombres llevaban unos calzones largos hasta el tobillo, una camisa larga, una túnica abierta, y con una pieza de tela fina y preciosa formaban un bello turbante. El traje de las mujeres era muy similar al del hombre, pero sobre la cabeza llevaban unos velos que les cubría el rostro.

Los alimentos preferidos de los persas eran sobretodo frutas, arroz, carnero y aves (todo bien sazonado) y como el vino les estaba prohibido, lo suplían con otras bebidas compuestas, unas eran de zumo de cidra y granada, otras de esencia de rosa y adormideras. También consumían muchos refrescos, para lo cual necesitaban una gran cantidad de hielo, por lo que recurrían durante el invierno a abrir en las montañas más altas hoyos de poca profundidad que llenaban de agua, que se helaba por la noche y que  recogían y metían en pozos hechos en los peñascos de la misma montaña.