domingo, 1 de abril de 2018

Gracias

Llega el momento de hacer una parada en este blog, aunque hay un montón de temas interesantes sobre los que continuar para conocer las costumbres y curiosidades del año 1800 (la rabia, la expedición Baudín, el escudo de Carlos IV, reyes y reinas célebres, las ferias más populares, algunos de los navíos utilizados, países del mundo, ciudades singulares, los trabajos y los trabajadores, etc.).


En las más de 150 entradas que se han presentado a lo largo de estos cinco años, he querido mostrar aspectos curiosos del año 1800 en la historia de la humanidad desde nuestro país.

La invención de la pila voltaica, el descubrimiento de los rayos infrarrojos y otros muchos acontecimientos que se han tratado, marcaron el desarrollo social, cultural, científico y económico futuro, y a través de los cuales podemos entender muchos aspectos de la actualidad, de nuestro presente.

Esta es una etapa del blog que se cierra y desde la que invito a todos los que se han acercado a conocer la “historia de 1800”, a continuar leyendo y curioseando sobre la Historia.

Gracias a los que leéis este blog con la intención de aprender, el interés de indagar o sencillamente las ganas de entretenerse. 
Gracias a los que habéis preguntado sobre algún tema que queríais conocer y os habéis mostrado agradecidos.
Gracias a los que con vuestras ideas, sugerencias y comentarios para mejorar, conseguisteis hacer este blog más ameno e interesante.
Gracias a los que soportasteis las horas que he dedicado a la lectura y estudio para llegar a plasmar en unas líneas todo lo que quería contar en cada entrada del blog.

Gracias a cada uno de los que os habéis ilusionado conmigo para hacer este blog de historia, un blog de muchos, NUESTRO BLOG.

Historia de 1800.

domingo, 18 de febrero de 2018

Índice Temático

Historia de 1800
A modo de presentación
Edictos
Peculiar bando a los padrinos de los bautizos
Edicto para la limpieza en las calles
Edicto de caza y pesca
Bando de Semana Santa
Bando de Carnaval
Bando de Navidad
Bando sobre la embriaguez
Para el buen gobierno y contra los desórdenes
Bando contra perros sueltos
Países, islas y ciudades “Callejeros Viajeros 1800”
Islas de Sandwich
Isla Célebes
Georgia
Nápoles
Venecia
Isla Formosa
Panamá
Persia
Paraguay
Tahití
Nueva Zelanda
Corea
Japón
Chipre
México
Cuba
Londres
Suecia
Noruega
Rusia
Roma
China
Estados Unidos
Viena
El país de los Hotentotes
Sierra Leona
Cultura
Retrato de una mujer negra
Perseo triunfante de Canova
La maja desnuda
Teatro en España
El año: cuatro estaciones
El romanticismo alemán: Schlegel y Novalis
Las “castas” y sus pinturas
La primera sinfonía de Beethoven: preámbulo del maestro
Unas aleluyas
Unos refranes
Una parábola
Nuevo método de estudiar la lengua latina
Diversión de las personas de talento
El abecedario de los vendedores
El Rijkmuseum comienza su andadura
La Condesa de Chinchón: la mujer y el cuadro
Madame Récamier: la mujer y el cuadro
El silabario para aprender a leer
Conscientes de la Piedra Rosetta
La “lógica” de Kant
Unas cartelas de 1800
“El alcalde Juan Zurrón o el Nacimiento del Mesias “y “La adoración de los Pastores” 
"La familia de Carlos IV"
Personajes
Goya, pintor de Cámara
Los hermanos Humboldt
Céan Bermúdez y su elogio al dibujo
Manuel de Godoy, el hombre más influyente
Pío VII, el Papa de 1800
María Luisa de Parma, reina consorte
Carlos IV, rey en 1800
El “ilustrado” Jovellanos
El conde Rumford, un personaje curioso
Napoleón, primer cónsul de Francia
Celestino Mutis y la Expedición al Reyno de Nueva Granada
Cavanilles: ilustre naturalista valenciano
El pequeño Schopenhauer viaja por Centroeuropa
Pablo de Olavide, criollo reformador
Francisco Dalmau y el mapa topográfico de Granada
Maella y Esteve, destacados contemporáneos de Goya
Prensa
Correo mercantil de España y sus Indias
Semanario de Agricultura y Artes dirigida a  párrocos
Guía de litigantes y pretendientes
Kalendario manual y Guía de forasteros de Madrid
Diario de Madrid y Semanario de Zaragoza
La Gazeta de México, noticias de Nueva España
Mercurio de España
La Gazeta de Madrid, una antecesora del BOE
Alimentos
La patata
Comidas 1800
Del vino
Sopa económica
La vigorosa y refrescante cerveza
El chocolate: producto exquisito
Alimentos básicos de 1800
Del dulce azúcar
De las aguas heladas de frutas
Los víveres en un barco de 1800
Cocina a la española
De las especias y sus usos
El árbol del pan
La horchata de chufa
La huerta como medicina
Del girasol
Ciencia y tecnología
En la “revolución química”
Un nuevo telégrafo
La epidemia de fiebre amarilla
La vacuna de la viruela. El inicio de las vacunas
La conciencia ecológica
No hay previsión de tiempo atmosférico
El león marino sudamericano
De quinología
Política
Tratado de San Ildefonso 1800
La Batalla de Brión
Se crea el Territorio de Indiana
Un abordaje
Napoleón cruzando los Alpes
España
Provincias Vascongadas
La Bandera de España
¿Necesita España que vuelvan las Sociedades de Amigos del País?
¿Qué me decís de España?
Viaje de un hispanista por el sur de España
Mundo
El curioso Kalendario republicano francés
The Union Jack
¿Qué me decís del mundo?
Inventos
Herschel y los rayos infrarrojos
El gran invento de 1800. La pila voltaica
El Nautilus: el barco-pez
Diversiones
La lotería
Juegos de Niños
La feria Persiana y los Volatines
Sobre toros y toreros
Diversiones públicas 1800
Diversión química
Sociedad y Costumbres
La publicidad: un anuncio de perfumería
Casaca, Chupa y Calzón
¿Cómo vestían las mujeres en 1800?
Leguas y leguarios
Reales y maravedís
Qué cosas deben saber las mujeres
Noticias Sueltas
Quintales, libras, celemines y otras unidades de medida
Para la mejor educación
“Se ha perdido”
Navidad 1800
Delitos y Estafadores
El saber de comerciante
Discurso sobre la mendicidad
Los baños y la natación
Examen público
Conserva odontálgica
Discurso sobre el luxo
Venta de presa
Compañeros para los viajes
Los trajes del mundo
Trajes de España
Reseñas publicitarias de 1800





domingo, 28 de enero de 2018

"La Familia de Carlos IV"

"La Familia de Carlos IV" Goya (Museo del Prado)

Con el nombre de "La familia de Carlos IV", se conoce en la historia del arte un famoso retrato  colectivo que se encuentra en la pinacoteca más importante de nuestro país, y que fue realizado por Francisco de Goya en el año 1800.

Ya anteriormente, como Pintor de Cámara, Goya había iniciado varios retratos reales (retratos de los reyes con distintos trajes, o montando a caballo) en cuya serie podemos incluir la pintura a la que nos estamos refiriendo.

"La familia de Carlos IV", es una obra en la que se puede subrayar una clara influencia (disposición de los personajes, decoración del fondo, autorretrato) de la gran pintura de Velázquez denominada "La familia de Felipe IV", también conocida popularmente como "Las Meninas".

Una de las temáticas con las que se quiere justificar el cuadro, es el interés por parte de la realeza en mostrar e identificar una dinastía consolidada, y la existencia de una descendencia para su continuidad.

Son catorce personajes los que componen el retrato en grupo de la familia de Carlos IV; todos ellos miembros de la familia real, excepto Goya que se autorretrata también en la obra. El centro de atención lo constituye la reina María Luisa, vestida a la moda francesa y con peinado estilo a la griega, con tocado y joyas. Los personajes que están más cerca del espectador, y por lo tanto avanzan ante el grupo de la corte, son el rey Carlos IV, en traje de gala condecorado, y su hijo el principe Fernando vestido con el color azul del principado de Asturias, futuro heredero del trono. Detrás de Fernando, su hermano Carlos María Isidro, y junto a la reina, dos de sus hijos: la infanta María Isabel y Francisco de Paula, que lleva traje en color rojo centrando aún más la atención del cuadro. El joven matrimonio que aparece tras el rey, son la infanta María Luisa (junto a su hijo Carlos Luis) y su esposo Luis de Parma. También están representados: la infanta María Josefa, el infante Antonio Pascual y la infanta Carlota Joaquina. Se puede destacar además una curiosidad, y es que la joven que se representa vuelta de perfil mirando hacia la reina, se ha identifica como la futura esposa del príncipe Fernando, aunque aún no se conocía exactamente quien iba a ser.

El óleo sobre lienzo de grandes dimensiones en el que nos centramos en esta entrada del blog, estuvo integrado en un primer momento entre las pertenencias del Palacio Real de Madrid y poco después pasó a formar parte de rica colección del Museo del Prado.

La atmósfera con el uso de la luz y la sombra, la disposición de los personajes, el realismo-humanismo de las figuras, el dominio y trato psicológico de los retratados, el uso de la pincelada con el predominio del color sobre la línea, el espacio en el que se ambienta la obra, el autorretrato del de Fuendetodos, el motivo de la representación, junto a las diversas interpretaciones sobre el cuadro, hacen de "La familia de Carlos IV", una de las pinturas maestras del genial Goya y una de las obras más representativas de una época.

domingo, 24 de diciembre de 2017

"El alcalde Juan Zurrón" y "La adoración de los Pastores"

Presento en esta entrada del blog dos obras con la temática de Navidad: “El alcalde Juan Zurrón o El Nacimiento del Mesías” y “La adoración de los Pastores”.

"El alcalde Juan Zurrón o el Nacimiento del Mesías", era un corto escrito que se publicitaba para poder ser representado las Navidades de 1800 destinado al entretenimiento y diversión
"El alcalde Juan Zurrón"

El alcalde Juan Zurrón, pequeño juguete de representado, el que por lo arreglado y bien ordenado puede servir, no solo para casas particulares, sino también para personas religiosas en las pasquas de Navidad, con quatro pastorelas distribuidas para sus respectivas noches, en las que pueden acompañar todos los que quisieren. Se hallará en los puestos a real”. Diario de Madrid 1800.

Esta obra consistía en una breve representación teatral dónde varios personajes (el alcalde Juan Zurrón, la alcaldesa, el barbero, Payo, la mujer de Payo, y el alguacil) presentan un breve diálogo que finalmente concluye con el recital de pastorela alrededor de un Nacimiento iluminado.
La pastorela es una cancioncilla alegre y de rima fácil. Esta obra tiene cuatro pastorelas que correspondía a los días de Navidad, día de los Inocentes, año Nuevo y Reyes.



"la adoración de los Pastores"
Vive el Niño Dios,
Pues amante y fino,
Por salvar al hombre
Humanarse quiso.
En Belén ha nacido
Para bien general,
De la naturaleza
El más bello Zagal
. (De la pastorela de Navidad)


La ilustración que acompaña esta entrada del blog es “la adoración de los pastores” de Mengs, artista de notable importancia en la Corte española en los años anteriores de 1800 y de especial influencia en los hermanos Bayeu y Goya. "La adoración de los Pastores" es una de las obras más destacadas de este importante pintor neoclasicista, dónde podemos percibir su notable maestría con la perspectiva e iluminación.

¡Feliz Navidad!

domingo, 26 de noviembre de 2017

Reseñas publicitarias de 1800

En estas fechas tan comerciales, en las que probablemente estamos hartos al escuchar tanta publicidad sobre el "Black Friday",  presento unas reseñas publicitarias aparecidas en la prensa española en el año 1800, y que seguro os llamarán la atención.

Moldura siglo XVIII. Didactalia BNE
Madrid."Se hace saber a los aficionados a cerveza, estarse ya vendiendo este licor en la calle de Alcalá junto al Prado en el mismo paraje que el año próximo pasado y de la misma fábrica que al estilo inglés se ha establecido en esta corte calle de San vicente. …se exige a 2 reales por cada botella de segunda suerte y 4 por la de primera, esto es por el licor que por la botella dejarán los que lleven la cerveza a sus casas 4 reales en prenda por cada una, hasta tanto que la vuelvan vacía en cuyo caso se restituirá dicha prenda".

"Prontuario de la memoria. Librito para llevar en el bolsillo, en que se dan varias reglas para facilitr a la memoria el recuerdo de los asuntos. Contiene después quatro clases de tablas, las primeras se pueden aplicar para el juego. Las segundas para sentar con antelación lo que se ha de hacer tal día. Las terceras para llevara una cuenta diaria; y las quartas para llevara una razón diaria de la entrada y salida de qualquiera cosa, sean caudales, géneros, y otra especie. Contiene además el nombre y valor de las monedas que se labran y corren en España, y de las imaginarias de Castila, con la correspondencia que tienen con las de Valencia, Cataluña, Aragón y Mallorca, que llaman Corona de Aragón, con otras varias cosas útiles, a toda clase de gentes, principalmente para la de Comercio, Maestros, Aparejadores y Sobrantes de obras, Maestros de oficios, Tratantes, Procuradores, Agentes, y en fin para los particulares en los asuntos interiores de sus casas.
Se halla de venta a la rústica a 5 reales, para que cada uno le ponga según le acomode, ya para servirse de él con lápiz o ya con tinta, en la Librería Dávila, calle de las Carretas, junto a la Imprenta Real. También le hay en pasta a 7 reales".
  
"En una de las quatro esquinas de la calle de la Abada y Olivo alto, fábrica de espíritus aromáticos, se venden los nuevos descubrimientos, leche cutánea de Minerva, para labarse las manos, polvos que preservan las ropas de polilla, elixir circasiano que quita el dolor de muelas, vinagrillo antiescorbútico, espíritus para rizar el pelo, id. Para teñir las canas de negro, pastillas que quitan el mal olor de la boca, esencia de macuba para aderezar el tabaco rapé, ídem. Compuestos para hermosear el rostro, compuestos para callos, polvos y pastillas que quitan las manchas, polvos cefálicos o capitales, elixir circasiano para restablecer el cutis perdido, carmín en licor que se mantienen 3 días aunque se laven, agua del Papa admirable en sus virtudes, esencia de jabón: se venden unos polvos para la retención de orina, otros para las tercianas y quartanas, y también se vende una máquina catóptrica del mayor gusto, con todos sus pertrechos, figuraje, loas, saynetes e iluminación".

Valencia. "Joseph Santet, Destilados de la Ciudad de Mompeller, hace saber como ha establecido en esta ciudad la fábrica de licores y perfumes que estableció en otro tiempo en Badajoz, y después en Torrente por espacio de doce años, manifestando al público, que todo lo que fabrica, tanto licores como mantequillas, aguas de olor, etc. será de superior calidad, y lo dará todo a precios más moderados que en otras tiendas, no dudando que el público encontrará mucha satisfacción en los géneros que sacará de su fábrica, mediante el crédito que tiene adquirido desde su establecimiento en este país. El mismo fabricante sabe también confitar aceytunas a la provenzala: el sujeto que necesite algo de su fábrica, acudirá a la tienda que ha puesto en la calle de Carrajeros".

Barcelona. "El Jueves 16 del corriente, se abrirá una fonda nueva, nombrada Posada del Gran Comercio, en la calle de la Moncada, número 4. En ella podrá alojarse toda clase de personas y pasajeros, tanto extranjeros como nacionales, con la mayor comodidad y separación. Las cocheras son capaces para bastante número de carros, sillas volantes, calesas y coches, con caballerizas para sus correspondientes caballerías, y también se admitirán las de carga o de baste. A la una en punto se dará una mesa redonda para los que gusten comer en compañía. Además se dará de comer en particular o separadamente en diferentes quartos a qualquiera hora, tanto a los que estén alojados en dicha posada, como a los que gusten ir a comer a ella a la hora que les acomode. También se harán comidas en la misma posada para qualquiera familia o tertulia que quiera comer en ella, o para llevarla a sus casa o al campo. El aseo de las piezas y quartos de la posada, la limpieza con que se servirá a todos, el ser nuevos todos los muebles, ropa de mesa y camas, y el precio que se pedirá a los concurrentes, hace esperar que el público se dé por satisfecho de este nuevo establecimiento".

domingo, 29 de octubre de 2017

¿Qué me decís del mundo?



¿Qué se estudiaba del mundo en 1800?, ¿Qué se aprendía de la geografía de los países a finales del siglo XVIII?  Uno de los manuales de estudio de aquella época nos puede dar una cercana idea de los aspectos que se destacaban para el conocimiento y el estudio en aquellos tiempos. 

Mapa de Asia, 1800. David Rumpsey Collection.
Bajo la formulación de preguntas del tipo: "¿Qué noticia me dais de Francia?", "Dadme alguna noticia del reino de Prusia", "¿Qué me decís del reino de Polonia?" o "¿Qué es el país de Arabia?"; se intentaba instruir en conocimientos de geografía universal a niños y jóvenes de nuestro país.

 La división general de la superficie de la Tierra” se establecía de la siguiente manera: 

Mapa de América Meridional,1800. David Rumpsey Collection.
Europa
España, Portugal, Italia, Turquía europea, Francia, países Baxos, Suiza, Alemania, Prusia, Polonia, Islas Británicas, Dinamarca, Suecia y Noruega, Rusia.
Asia
Gran Tartaria, China, Turquía asiática, Arabia, Persia, Indias Orientales, Islas de Asia.
África
Costas septentrionales de África, Tierras internas, Costas Occidentales, Costas Orientales, Islas de África.
América
Nueva España, Nuevo México, Californias y Florida, Estados Unidos, Luisiana y Nueva Escocia, Canadá, Nueva Bretaña y Tierras del N. O., Tierra firme, Guayana, Perú, País de las Amazonas, Brasil, Chile y Paraguay, Tierra de Magallanes, Islas de la América.
Islas del Grande Océano, Tierras Árticas.

Para el conocimiento de cada país, se hacía una introducción a sus límites geográficos y muchas veces venían relatadas calificaciones sobre la fisonomía y cualidades de sus habitantes, así como comportamientos culturales.

Se describían “curiosidades”, como que los portuguesesson muy emprendedores, muy adictos a la religión católica y celosos de sus mujeres, los turcos valerosos y amantes del lujo, los belgas sobrios, los polacos afables y buenos comedores, y los ingleses valerosos y de buen entendimiento para las ciencias que cultivan con singulares progresos”.

También se estudiaba la economía, como que en la agricultura de Portugal predominaba el aceite y trigo, en Chipre los vinos y algodón, en Egipto los cereales y plantas medicinales, además de que Arabia producía el mejor café y buenos perfumes.

Por otro lado, había ciudades que se destacaban especialmente, como algunas capitales europeas que sobresalían por sus suntuosos edificios o comercio, Petersburgo por su bello puerto, México por su opulencia y Lisboa que estaba considerada una ciudad muy populosa. 

De los detalles que se daban de ciudades y países muy conocidos en Europa o Asia, se pasaba a relatar las escasas noticias que se tenían de territorios que eran prácticamente desconocidos como los que se encontraban en el continente africanoporque todos los viajeros se han internado tan poco de las costas que apenas se han adquirido noticias”. Se decía que el interior de África estaba constituido por terrenos secos y abrasados con multitud de fieras y escasos habitantes y donde había abundantes dátiles. De las costas occidentales y orientales de África destacaba el comercio de esclavos (vendidos en América a los propietarios de tierras), de oro y de marfil; y del Sur africano se estudiaba que estaba ocupado por pastores casi salvajes, llamados hotentotes, que se dedicaban principalmente al ganado, caza y pesca.

En lo que respecta al continente americano, se hacía mención a que era un territorio con pocos cultivos para el potencial que tenía, que el Sur y Centro del contiente predominaba por su comercio en azúcar, cacao, café, tabaco, añil y palo de tinte, mientras en el norte del territorio americano se encontraba Estados Unidos que se distinguía por su pujante comercio.

Canadá era considerado “un inmenso terreno que se extiende hasta tierras incógnitas, cubierto de bosques y cortado de lagos y ríos sin números que produce principalmente pieles y maderas de construcción, pastos, granos, legumbres, y su interior es poco conocido”. 

En el libro de Juan Cayetano Losada, "Breves tratados de esfera y geografía universal", al que nos hemos referido en esta entrada del blog, se presentaba el mundo como una gran masa de tierra con extensos territorios, algunos de ellos muy poblados, que habían llegado a la especialización de la agricultura a la vez que eran "industriosos" en las artes y ciencias, y otros que por el contrario eran "territorios salvajes" y desconocidos, casi despoblados y dónde sus escasos habitantes vivían de la caza y pesca de la zona. Una presentación muy sencilla de un mundo que doscientos años después ha cambiado tanto en su distribución como en sus límites geográficos.

domingo, 24 de septiembre de 2017

Viaje de un hispanista por el sur de España

Durante el siglo XVIII y XIX, nuestro país recibió la visita de un destacado número de viajeros y estudiosos intrépidos y curiosos, que deseaban conocer España y transmitir sus vivencias y estudios a los habitantes de sus paises de origen. Vivencias, que muchas veces se describian notablemente influenciadas por prejuicios, aunque también muchas veces se mostraban como relatos totalmente abiertos a la aventura y el aprendizaje.
Granada hacia 1800, BNE


En muchos de los escritos de estos hispanistas se hace referencia a las difíciles, y a veces casi imposibles condiciones para viajar a través de la península. Las pésimas comunicaciones para acceder a las ciudades, los caminos agrestes, profundos, sucios, polvorientos, embarrados, ondulados o cuesta arriba, los carros que vuelcan y por lo que hay que hacer camino a pie o en burro…., los asaltantes y bandoleros con los que se encontraban, y las fondas o ventas en pésimas condiciones. Dificultades que por otro lado, llegaban a ser superadas por la irresistible curiosidad intelectual.

Muestro a continuación  unas pocas “pinceladas” de lo que ofrecía el  relato de un viaje realizado en  1800 por el sur de nuestra península, y que puede ser ejemplo de cómo apreciaba un extranjero algunos lugares de nuestro país. 
Cádiz hacia 1800, BNE

Un paseo por territorios en el que el paisaje que predominaba era el de valles rodeados de montañas, con ciudades unidas por caminos desolados, sin poblaciones cercanas, a veces salpicados de cortijos, y donde se alternaban parajes de poca  vegetación y escasos árboles, generalmente cipreses y pinos. Otras veces el paisaje aparecía  con huertos donde abundan los áloes, limoneros y naranjos, y numerosos campos de olivos, almendros y encinas. 

Los caminos de La Mancha y Andalucía llegaban a ser peligrosos por el asalto de los bandoleros a los viajeros, carreteros o arrieros. Es por ello que en algunos lugares para una mayor seguridad, se utilizan carruajes escoltados con servicios de soldados o ciudadanos armados con fusiles, pistolas o sables que daban protección durante el viaje.

Las escasas fondas y ventas que se encontraban  (se hacían llamar fonda  El Sol, Baviera, la Borracha, Buena Vista, casa Blaye, o de la calle San Gerónimo)  servían de descanso para la siguiente jornada, aunque muchas veces no cubrían las necesidades del viajero, ya que algunas eran sucias y caras, o con cuartos con goteras o pulgas en las camas o incluso con pocos colchones en la habitación; auque por otro lado es cierto que muchas de las fondas eran atendidas por posaderos que solían ser amables y serviciales, y que daban una buena comida.

Respecto a las grandes ciudades, se describían  lugares pobres con calles estrechas y mal pavimentadas, aunque también eran muchas  veces ciudades risueñas, bellas, limpias y de casas alegres y sencillas. Ciudades como Cádiz con sus blancas casas y numerosos torreones, Málaga con la frondosa Alameda, Córdoba  con sus numerosos naranjos, Sevilla con sus bellos patios o Granada  con su  impresionante vista de Sierra Nevada y de la Alhambra. Descripciones por otro lado que nos siguen siendo muy familiares más de doscientos años después de que fueran escritas en el relato referido.

Las viviendas de Cádiz y sus poblaciones de los alrededores solían ser de  tejados planos, casi todas con azoteas y pequeñas torres,  muchas de las casas tenían  sus propias cisternas. En los tejados se recogía el agua de lluvia que iba a parar a un depósito que se encontraba debajo del patio y que estaba normalmente  cubierto con azulejos. Las paredes de las casas solían ser blancas, a veces sin un solo cuadro, con un mobiliario que consistía en pesadas sillas con dorados, mesas  a juego en sus adornos, y  a menudo con bonitos mármoles y jades. En otras ocasiones  simplemente sillas de paja si la económia de los habitantes de la casa no era tan boyante.

Si la persona era medianamente rica era corriente que distribuyera su casa de forma que en la planta de abajo estubiera su residencia de verano y  en la parte de arriba su vivienda de invierno. Además era común que se construyera un pequeño patio con fuente o  un jardincito con naranjos.

En cuanto a costumbres sociales y culturales, se nos describía  como en Sevilla era común que el Guadalquivir se desbordase en sus riberas e inundase el barrio de Triana o que en primavera todas las familias acaudaladas abandonaban la ciudad por un tiempo y buscaban  tierras más agradables en el Puerto de Santa María, o también que en la zona de Málaga la batata y los higos chumbos eran alimentos muy consumidos, además de la  popular  caña dulce como golosina en los paseos por su Alameda. En las recepciones, cuando asistían invitados a las casas, era una costumbre muy española ofrecer dulces, chocolate y agua a las visitas.

Otro aspecto que destacaban en la cultura española es que las iglesias seguían  encargando a artesanos y artistas la realización de cuadros y obras para decorar las iglesias o que en las grandes ciudades en las casas de comedias, era común que las actuaciones teatrales fuesen acompañadas por  sainetes en los entreactos con tonadillas interpretadas con castañuelas y guitarra, con zapateados y bailaoras.

Durante los siglos  XVIII  y XIX, muchos hispanistas y viajeros extranjeros ofrecieron a través de sus anotaciones y escritos, detallada información y descripciones de la geografía de nuestro país, de su sociedad y sus costumbres, tradiciones, folklore, instituciones e incluso de personajes destacados de la época. Con sus relatos ofrecieron su visión de España a millones de personas de otros países.  Estos escritos y estudios (a pesar de que muchas veces mostraban una imagen cargada de prejuicios y  otras de visión idílica) nos permiten hacernos una idea de lo que encontraban y destacaban los viajeros visitando nuestro país en  una determinada época.